lunes, 21 de mayo de 2007

Nelson Araya - Los colores de América Latina (entrevista primera parte)

Nelson Araya, el del "Agua" y “La Luna Llena"

Cómo no recordar esa samba del grupo Agua!, que decía suavecito: "Era la luna llena que asomaba su carita en la cordillera, eran los mil colores que tenía su carita la noche aquella". Se llama “La Luna Llena” y fue compuesta por Nelson Araya. La melodía llegó a ser emblema en los ochenta justo cuando el conjunto Agua se evaporó.

El solo hecho intercambiar algunas palabras con Nelson Araya produce un estallido de colores, parece que los lleva en la voz, como dispuesto a iluminar un tiempo presente en que la epidemia de la nostalgia contamina el planeta. Él es como de otro tiempo, uno tiempo de sueños de paz.

"Soy de la generación del 55, igual que Tita Parra. El filósofo Martin Hopenhayn tiene un escrito acerca de esta generación 'colgada', en broma habla que no somos ni chicha ni limoná, eso significa que quedamos “entremedio”. Desde el rock hacia delante hay una memoria potente, Los Jaivas ahora son un mito. Nosotros con el Agua teníamos el sueño de recorrer otros países, era parte de nuestro itinerario colectivo. A mí Los Jaivas me dieron vuelta la cabeza cuando era muy adolescente con sus rutas experimentales. El “Polo” (Cabrera) había tocado con Los Jaivas el "Mira Niñita", había parchado al Quilapayún, él era mayor diez años, era de la otra generación, los demás del Agua éramos más chicos y absorbíamos eso pero sin la carga política, que era necesaria pero nos tenía medio aburridos. Fui un joven de la década del setenta", recuerda Araya.



Los colores de América Latina

¿Agua es de los conjuntos chilenos de los setenta y ochenta que trabajó la improvisación?

Sí, tratábamos de buscar nuestro lenguaje en una indagación experimental sonoro, poética, anacoreta pero al mismo tiempo se contraponía con el tocar en placitas en el café de Vitacura, que era trono de los siloístas. Hubo fotos en que salían las metralletas de los milicos y nosotros tocando atrás.

¿De dónde venía la inspiración?

Tuvimos como referencias a Julio Villalobos, a Congreso pero lo primordial fue Violeta Parra, ahí está el mensaje de la búsqueda.

¿Qué los diferenciaba de Los Jaivas?

Los Jaivas tenían esa cosa sinfónica del rock, nosotros éramos una camerata con flautas dulces barrocas y siempre guitarra y charango y guitarrón, no teníamos eso de los teclados y la batería. La fuerza del rock si la teníamos, eso entre rabioso y tierno. Los hijos de exiliados se ríen, como los Huaika, que nos decían que sus papás los hacían dormir con nuestros discos, para la gente de izquierda el Agua es algo muy de la niñez.
Usaban gran colorido instrumental, para quienes los vimos era un contraste fuerte con el panorama de acá.
Estábamos convencidos de que viajábamos en una pequeña nave entre todo el dolor que había. Queríamos guardar un espíritu que había quedado flotando, que no se había muerto.

¿Te refieres al espíritu de una época?

Sí, de una búsqueda de nuestra identidad, eso que nos une a Los Jaivas y a toda la gente que estuvo en ese camino.

¿Cómo entiendes esa identidad?

Ahora, se ve que resurgió la Nueva Ola y es algo súper anglosajón, en esa época era trasgresor cantar en castellano, la Violeta con su charango era trasgresora, para nosotros ella era un modelo. La imagen del grupo era una cosa bucólica y musical, nunca proyectamos una imagen política.
Ustedes se quedaron en el continente...
Nosotros pagamos el precio de haber estado fuera como autoexiliados, y eso se cobra caro cuando vuelves a la patria. Hay grupos que estuvieron al alero de la clase política que los mantuvo en el tiempo y tuvieron ayuda.

¿Los Agua son como los abuelos de la World Music en Chile?

Sí, absolutamente. Todo lo recopilamos del cono sur, trajimos instrumentos, ritmos y formas que luego registramos en el primer disco. Lo experimental estaba en el segundo disco, ahí se usó el birimbau, la caipira y el charango.

¿Quiénes usaban esos instrumentos en aquel tiempo?

Acá se conocía la quena, el charango, el tiple y la zampoña, pero no el birimbau ni la caipira. Por el '73 y '74 comenzamos a hacer música y en febrero del ‘75 estábamos en La Paz, Bolivia tocando en la Peña Naira, donde tocó la Violeta Parra (cuando fue en busca del “Run Run”, el quenista de Los Hairas), tocamos con Ernesto Cavour, el charanguista, tocamos en casinos universitarios y en la calle y de a poco fuimos integrando nuevos instrumentos.
Andrés Condon dijo que sentía nostalgia del conjunto Agua, que le gustaría verlo otra vez.
Andrés Condon grabó con nosotros "La Tonada". Ahora él está inmerso en el mundo de la World Music. Fue simbiótico. Todavía estamos en el inconsciente colectivo de este país. Me he encontrado con gente que es de mi generación y que tiene un recuerdo del Agua, era música chilena sin ínfulas de querer ser ni alternativa ni vanguardista, sino hacíamos música en forma pura, buscamos ritmos, colores y componíamos canciones que tuvieran que ver con nosotros. Hoy la música tiene mucha cosmética. El “Polo” era el maestro gráfico, hacíamos escenarios, escenografías, máscaras para hacer diabladas, proyectábamos diapositivas de América, chicharreábamos con Machu Picchu, uno quería ser hacer algo con identidad americana, estaba ese mito de las ruinas, la luna y los sueños.

¿Hoy qué te parece la escena?

Hay más músicos y están más preparados para enfrentar el medio, es bueno.

fuente: www.musica.cl

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante entrevista. Comparto plenamente lo dicho por Araya en el sentido de que la música tiene hoy mucha cosmetica, es decir a veces no es necesario, se pueden utilizar muchos recursos, pero sin dejar de lado que lo importantes es entregar lo más puro posible el mensaje musical.
Un abrazo y seguire pendiente de este blog.
Hasta pronto
Guillermo

Anónimo dijo...

INCLUSO ESTO DE LA COSMETICA PASA POR LAS NEOS CUECAS QUE ESTAN TAN DE MODA, OSEA PONEMOS A TOCAR UN PAR DE NIÑAS BONITAS Y ESTO SIGNIFICA REVIVE EL FOLKLOR...EN ESO NO ESTOY DE ACUERDO, ESTOY CONVENCIDO DE QUE EL FOLKLOR HAY QUE SENTIRLO POR TODOS LOS POROS.
UNA PREGUNTA, ESTA CONECTADA LA GENTE DEL GRUPO AGUA DE ESTE BLOG, PORQUE ME GUSTARIA DECIRLES QUE HICIERAN ALGO, DERREPENTE UN TERCER DISCO ????
EN TODO CASO BUEN BLOG, LO PUSE EN FAVORITOS ;-)
FELIPE DE QUILICURA

Elizabeth dijo...

É muito bom ter vivido em um tempo e lugar onde se podia desfrutar da produção rica, densa e translúcida que emanava dos instrumentos e vozes de Araya, Perez, Cabrera e Stuven...
Em Santa Tereza, em Guaratiba/RJ, em São Luiz/MA, em Natal/RN, em São Paulo, em tantas cidades brasileiras, o Grupo Água reunia novas experiências de música e de vida e distribuía muitas alegrias em nossos corações.
Com a inquietude dos jovens, a generosidade dos pacifistas, a loucura e a disciplina dos criadores, o Grupo parecia recriar sonoridades de procedências andinas imemoriais que eram mescladas com improvisos engenhosos e com os ritmos afrobrasileiros, num exercício que resultava em momentos de epifania!!
Que la energía del Agua pueda sobrevivir en el Blog y en nuestros corazónes!! VIVA!